Ruperto Valderrama M. “arreglador” de 7 caballos Campeones de Chile de rodeo, ellos son: Manicero, Matucho, Envidia, Venganza, Percala, Pelotera, Trampero, nos entrega un preciado secreto para empezar trabajo en un caballo chileno.

 

Luego de amansado cerca de los 3 años de edad del ejemplar y comenzar su adiestramiento a la chilena, se le debe amarrar la lengua con una tira ancha y suave, una vuelta en ella y amarrarla atrás de la quijada, para evitar que saque la lengua sobre la guatana y después sobre el freno.

La “guatana” a usarse debe ser de piola de barco, con el interior de cáñamo y atrás un tope de goma porosa muy suave. Se debe apretar en la boca pero que quede algo suelta, que quepan dos dedos del jinete sin mayor resistencia, colocados entre la boca y la piola.

Este elemento no daña en absoluto las encías del caballo y de a poco se le va enseñando y haciendo la boca, para después empezar a caminar, a trotar y galopar, luego a sacar las manos y hacer la troya, agrandándola y achicándola y vice versa, para enseguida proceder al cambio de manos y por supuesto los más importante a equilibrarse en una sola pata en la vuelta y hacer el volapié, prueba base del caballos para del rodeo chileno.

Ruperto dice que en esta etapa de arreglo (3 a 4 años del caballo), ya empieza a topear un novillo liviano para que el caballo al “redondear” el novillo, aprenda a sacar el tren posterior y adelantar las patas sin golpearse.

Sin bajador y sin bozalillo, solo con las manos del jinete se baja la cabeza del caballo y se la lleva a su posición normal.    

La parte de atrás de la guatana termina en dos piolas largas y dice Ruperto, que de ahí se puede tomar el bajador a usarse una sola. vez si es necesario, nunca tomarlo directo de la boca.