Por Luís Pedro Valdés Strauch (articulo escrito en 2011)

El infatigable estudioso de la raza criolla chilena, Arturo Montory Gajardo, sostiene que entre los caballos chilenos merecen el calificativo de Jefe de Raza  sólo cinco padrillos: Alcatraz, Quebrado, Taco, Estribillo y Hornero1. Los cuatro primeros, tienen amplísimo reconocimiento por su obra en Chile, y el último por su actuación reproductiva en Brasil y el Río de la Plata. En este trabajo, abordaré los antecedentes genealógicos de dos descendientes consanguíneos de Quebrado, Estribillo y Taco, de relevante actuación reproductiva en Brasil: Santa Elba Comediante y Santa Elba Señuelo. Ambos padrillos criados por don Ramón Cardemil,

caballista tan completo como sus mejores productos. Siete veces Campeón Chileno de Rodeo, y criador de muchos crack en la medialuna. Es mi opinión que tanto el Señuelo como el Comediante representan lo mejor de la descendencia del Quebrado en Brasil, y sostengo que la razón está principalmente en sus antecedentes genealógicos. A través del detallado estudio de sus pedigrees, intentaré demostrar el porqué de su prepotencia hereditaria. Antes de entrar de lleno en el tema, considero necesario abordar la definición del término Jefe de Raza, y explicar brevemente la metodología utilizada para este estudio genealógico.

Jefe de Raza

El término Jefe de Raza ha sido usado y abusado por muchos aficionados para muchísimos caballos, con la consiguiente relativización de la importancia que debe tener para cualquier raza un reproductor definido como tal. No indiferente a la vulgarización de este término, me propuse investigar el origen y definición primaria de Jefe de Raza.

El amigo Arturo Montory Gajardo, en su ya citada comunicación personal, nos propone:

“ Se llama Jefe de Raza  un reproductor que tenga las condiciones  de transmitir sus bondades morfológicas y morales, y lo más importante que signifique un avance para la Raza, en que sus hijos resultan muchas veces ser mejores que el mismo padre, imponiendo un gran Sello de Raza. Otra característica de su "prepotencia hereditaria" es que en cualquier yegua por mala que sea mejora en su hijo la calidad de la madre.  Para que un Jefe de Raza pueda lucir en todas sus formas sus bondades sus hijos deben someterse a rigurosas pruebas y darles además en la crianza las mejores condiciones, para que los genes mejoradores del Jefe se manifiesten en toda su amplitud  Un Jefe de Raza marca un tipo definido en su descendencia, lo que resulta que cualquier persona aficionada puede distinguir a simple vista un descendiente de él .Un Jefe de Raza no sólo lo es en sus hijos, sino en debe manifestarse en nietos y bisnietos, también debe tener la cantidad de crías suficientes para probar su poder de liga, un ejemplar de estas características raramente da un hijo malo. Probablemente el próximo Jefe de Raza saldrá de su misma descendencia en tres o cuatro generaciones más.” 

Continuando nuestra investigación, finalmente llegamos al origen de este término. Éste se encuentra en Francia, en los albores del siglo XX, y de haber tenido el tino de consultar  a algún carrerista, quizás hubiéramos dado con esta fuente sin tanto trabajo. En fin, quien acuñó el término “Chef de Race” para el Pura Sangre de Carreras (Thoroughbred) fue el Teniente Coronel Jean Joseph Vuillier, en su libro “Les croisements rationnels dans la race pure. Traité technique d'élevage. Etude des principaux étalons européens”, cuya primera edición data de 1908. En su libro, Vuillier estudia en forma detallada los pedigríes de los principales triunfadores en los hipódromos de Inglaterra y Francia en la época. Notó que existía un reducido número de reproductores que aparecían  constantemente en los antecedentes de los ganadores. Llamó a este selecto grupo de Chefs de Race (Jefes de Raza). Estos padrillos son los que “formaron” o “moldearon” la raza. Otra de sus observaciones fue que cada 15 a 20 años, una nueva generación de Jefes de Raza emerge, fijando eventualmente su propio grado de influencia en los pedigríes destacados. Este recambio de reproductores dominantes de gran influencia en la raza, provee un modelo para explicar la evolución de la raza Pura Sangre de Carrera. Vuillier encontró en los pedigríes de los grandes corredores estudiados combinaciones prácticamente iguales de los distintos Jefes de Raza. Llegó a la conclusión -y con esto a una teoría que perdura hasta nuestros días en el ambiente de carreras- que existe una combinación ideal de Jefes de Raza en un pedigree, para que el portador del mismo tenga las máximas probabilidades de triunfar. Llamó a esta combinación ideal dosificación (dosage). Los criadores debieran planificar los pedigríes de sus productos para que tengan la “dosis” o combinación de Jefes de Raza que se acerque al ideal. Vuillier aplicó con éxito su teoría como asesor del Aga Khan en materia de crianza de caballos de carreras. De esta crianza salieron notables caballos como Bahram y Nasrullah (ambos considerados Jefes de Raza), entre muchos otros.

Pero volviendo a lo nuestro, queda claro que la calificación de Jefe de Raza debe aplicarse a un limitadísimo número de reproductores, verdaderos formadores de la raza. Sólo después de comprobar en las pistas la actuación de al menos un par de generaciones de su descendencia podríamos estar hablando de un Jefe de Raza. El Quebrado, y sus bisnietos Estribillo y Taco, sin duda lo fueron. Es ocioso oponerse a esta afirmación, con la riqueza de información estadística que proporcionan más de 70 años de Rodeo Oficial en Chile. Con el Freno de Oro en Brasil, en sus primeros 25 años, ya se ha generado suficiente información como para validar al Hornero como Jefe de Raza. ¿Quién podría oponerse a su condición de formador de la raza? Es de esperar que el Freno de Oro siga extendiendo su ámbito geográfico, para que los criollistas de todos los países criadores tengamos una herramienta objetiva de selección, integral y balanceada como ninguna otra raza tiene en el mundo.

Método para analizar un pedigree

Consideramos del caso compartir la metodología que utilizamos para estudiar a los padrillos Comediante y Señuelo. La misma está tomada del excelente libro de B Vijay, “The Science of Bloodstock Breeding” (xx-xxxx). Vijay define un modelo para analizar si un caballo está “bien criado” (traducción literal del término ‘well bred’). Preferimos utilizar una traducción libre, usaremos la de ‘pedigree bien diseñado’ (los criadores somos, al fin, diseñadores...aunque generalmente no llegamos al producto que soñamos...). En fin, sea cual sea el término justo, de lo que hablamos es de calidad del pedigree del producto analizado, que es independiente de sus logros en las pistas. “Un caballo bien diseñado (well-bred) es aquel cuyo padre fue un padrillo superior, cuyos primer, segundo y tercer abuelos maternos fueron abuelos maternos superiores, y cuyas primera, segunda, tercera y cuarta madres fueron madres exitosas que produjeron varios corredores superiores” (B. Vijay, Op. Cit.). Entrando en mayores detalles de este método, veamos cuales son los pasos a seguir, teniendo frente a nosotros el pedigree de cuatro generaciones:

Primero debemos estudiar su padre. ¿Cuan exitoso fue él mismo? ¿Además de sus propios éxitos, produjo un buen número de caballos exitosos en la función? Si lo hizo, podemos considerarlo superior.

Después vamos a la madre, la mitad inferior del pedigrí. Dividimos la mitad inferior del pedigrí en dos: los abuelos maternos y la línea de madres:

Debemos determinar si los primer, segundo y tercer abuelos maternos fueron superiores, vg. si sus hijas produjeron un buen número de caballos superiores, funcionalmente exitosos. Aclaramos que no nos concierne aquí su desempeño como padres.

Por último debemos evaluar la calidad de la línea materna. ¿Fueron la primera, segunda, tercera y cuarta madres buenas productoras? ¿Engendraron un buen número de productos exitosos en las pistas?

Si su padre, sus abuelos maternos y la línea de madres fueron todos superiores en los términos arriba descritos, estamos definitivamente frente  a un caballo well-bred, un pedigrí completo o bien diseñado.  En definitiva, este método no es más que una forma ordenada de analizar la progenie de los ancestros más cercanos del producto que estudiamos. Nos gusta el dicho de los caballistas norteamericanos: ...’el pedigree nos dice lo que el sujeto debiera ser, su desempeño y apariencia reales nos dicen lo que parece ser, y su progenie nos dice lo que realmente es. Este dicho tiene mucho de cierto, los reproductores muestran su fenotipo a través de su progenie.

Compartida la metodología a utilizarse, veamos porqué nuestra afirmación que los  reproductores  Santa Elba Señuelo y Santa Elba Comediante tienen los mejores pedigríes entre los caballos chilenos que se reprodujeron en Brasil, y quizás encontremos pistas para explicar su prepotencia hereditaria.

ANALISIS DE PEDIGREE – SANTA ELBA COMEDIANTE

1) PADRE:

Puchaura Esquinazo – Reg. Chile N° 75.866 - Picazo – Nacido el 23/ 11/1980, criador Luís Ellwanger, Criadero Puchaura. Un rápido análisis de su pedigrí nos muestra que este soberbio representante de la raza criolla tiene todo para haber sido lo que fue y para haber reproducido lo que produjo. Por arriba, es hijo del caballo del siglo XX en Chile, el Jefe de Raza Estribillo, dos veces Campeón de Chile de Rodeo (1978 y 1980), Vice Campeón de Chile temporada 1979, y Tercer Campeón de Chile temporada 19742 .A su vez, Estribillo es hijo de Estribo, que fuera Vice Campeón Nacional de Rodeo en Chile (1971), y es el reproductor que más veces figuró en el ranking nacional de rodeo3. Estribo fue además hijo del gran reproductor Guaraní, hijo directo del Jefe de Raza Quebrado. Por tanto en Esquinazo tenemos una línea paterna intachable. La línea materna del Esquinazo es también de gran calidad, al haber sido su madre Talavera II, 3ª Campeona Nacional de Rodeo en Chile, en 1983.  Talavera II fue hija de Farolero y Talavera, madre de otro Jefe de Raza como lo fue Taco (al que analizaremos más abajo), y a su vez hija de Rascucho, quien es el abuelo materno de los dos Jefes de Raza mencionados, Estribillo y Taco.

En cuanto a su desempeño funcional, Esquinazo fue un padrillo de altísima calidad vaquera. Dos veces Campeón Nacional de Rodeo en Chile (1991 y 1993), y Vice Campeón en 1992, siempre en collera con el padrillo Reservado (Estribillo x Vizcacha).  Estuvo varias veces entre los 10 mejores del ranking de Rodeo chileno: 6° en 1986; 8° en 1989; 2° en 1990; 6° en 1991; 2° en 1992.  También corrió en collera con Bellaco (Taco x Percala) y con Bracero (Bellaco x Chamiza).

En la reproducción, Esquinazo aparece como uno de los más firmes continuadores de su padre el Estribillo. El cuadro I resume la descendencia de Esquinazo con figuración en los ranking de Rodeo en Chile, así como aquellos hijos que llegaron a los primeros lugares en la final de Rodeo de dicho país.

Esquinazo produjo, desde el año 1978 a la fecha (2006) 31 hijos finalistas del Campeonato Nacional de Rodeo en Chile, récord sólo superado por su padre Estribillo (69 hijos finalistas), por Bellaco y su padre Taco (53 y 38 respectivamente), y por su hermano paterno Esperando (34).

Un doble Campeón de Rodeo, hijo y nieto de grandes crack funcionales, y que produjo hasta el momento otro Campeón, de Rodeo y muchísimos crack de rodeo. Con una línea materna entre las mejores de Chile. Estamos, indudablemente, frente a un padre superior como pocos ha habido en la historia de la raza criolla.

2) ABUELOS MATERNOS

1° Las Mercedes Taco.- El primer abuelo materno del Comediante es el Jefe de Raza Las Mercedes Taco, hijo de Rigor en la  Talavera. Taco fue 2° en el ranking de potros de 1970, y 5° en el ranking de 1971.  Su descendencia directa la estudiaremos más adelante, en esta instancia nos corresponde analizar su labor como abuelo materno. O sea, estudiaremos la producción de sus hijas. El cuadro II detalla los nietos maternos de Taco que tuvieron figuración en los ranking de Rodeo y alcanzaron posiciones de destaque en las finales nacionales de este deporte.

Taco produjo a la fecha 38 nietos maternos finalistas de Rodeo en Rancagua. Sólo el desempeño histórico de Estribillo como abuelo materno supera al de este gran reproductor. Estamos frente a un excepcional primer abuelo materno. 

2° Hacienda Aculeo Coirón III.- El segundo abuelo materno del Comediante, el  padrillo de Aculeo Coirón III, fue intensamente reproducido en este criadero, en su época el padrillo con más hijos inscriptos en el registro chileno. Como padre produjo nada menos que dos Campeones Nacionales de Rodeo en Chile, el dos veces Campeón Matucho (1962 y 1965), y la Percala (1967 – estudiada más abajo), ambos en Sanción.

Además hijo suyo fue el Damasquito, Campeón chileno de Movimiento a la Rienda en 1963. Pero veamos su desempeño como abuelo materno. También aquí el Coirón III fue destacado. A través de su hija Percala, es nada menos que el abuelo materno del gran reproductor y Campeón de Chile Bellaco, de la varias veces yegua de ranking Zarca, su hermana entera (cuyo desempeño se estudia más abajo como madre del Comediante). Pero también es abuelo materno, a través de la Nutria II, de uno de los tres Jefes de Raza contemporáneos, el Hornero, así como de sus hermanos  Despejado y Encomendero.

La Nutria II dejó también en Chile madres de gran valía, como la Cabrería (en Aniversario) y la Llorona (en El Tutito). Coirón III fue abuelo materno de muchos más finalistas de Rancagua, como Anguillas 52342, Despejado 58037, Maullín 58084, Baila En Domingo 53499, Bruja 52397, Regalona 63574, Altanera 47459, y  Pícara 65186.

3° Hacienda Aculeo Madrigal.- El tercer abuelo materno del Comediante es también un padrillo de Aculeo, el Madrigal, considerado como de los más lindos padrillos reproducidos en Aculeo, padre de muchos grandes reproductores como el Quicio (abuelo de Aniversario), Yuquillo, Veguero (bisabuelo del Tren Tren Arrebol) y otros. Sin duda que a través de su hija Aculeo Sanción es donde vemos su gran obra como abuelo materno, al haber producido esta gran yegua dos campeones de Chile como Matucho y Percala, además del buen reproductor Olvido, sin dejar de lado la fantástica Nutria II.

En resumen, tenemos unos primer, segundo y tercer abuelos maternos que mostraron a través de la producción de sus hijas una gran clase. Podemos entonces también calificar de superiores  al conjunto de abuelos maternos.

3) LÍNEA DE MADRES

Este último componente del análisis del pedigree es para muchos criadores y estudiosos el más importante de los tres. La ciencia genética actual no permite hacer tal afirmación, mas es indudable que una línea encadenada de madres firmes en la función y en la reproducción, parece tener más consistencia al pasar cualidades funcionales a su progenie. El profesor Eduardo Porte Fernández (Evaluación Técnica del Caballo Criollo Chileno, p 366 xxxx), encontró una diferencia entre los índices de herencia paterno (0,19 - considerado medio a bajo-) y materno (0,38 -considerado alto-) para la aptitud vaquera del Caballo Criollo Chileno. El autor estima que “seguramente hay otros efectos maternos involucrados”. Existen algunos estudios que parecen confirmar heredabilidad diferenciada por sexo en algunos índices funcionales de caballos de carrera, como el “heart score” (puntaje de corazón), donde la misma fue mayor de la yegua al potrillo (65%) y menor del padrillo a la potranca (5%).

Disquisiciones aparte, de entrada nos permitimos afirmar que en el caso del Comediante, la excelencia de la línea materna es evidente. Empezando por su primera madre, la yegua Santa Elba Zarca -zaina malacara dos patas blancas, nacida el 1-XII-1973- fue una gran corralera, habiendo llegado a la final de Rancagua en los años  1978 (siendo el animal más joven en participar, con 4 años), 1979, 1980, 1981 (preñada de su primer hijo Sta Elba Cañazo, también finalista en Rancagua en 1992) y 1983. Zarca llegó varias veces al ranking de las 10 mejores yeguas corraleras, siendo 8ª en 1979, 2ª en 1980 y 4ª  en 1981. Es, además, hermana entera de otro crack y gran reproductor de la raza, el Santa Elba Bellaco, campeón de Rodeo en Chile, y cuya progenie de destacada actuación deportiva y reproductiva en Chile y Brasil merecería un estudio aparte. Baste decir que uno de los Campeones Nacionales de Rodeo en Chile en 2006 es el potro hijo de Bellaco, el bayo cebruno (coipo) Maquena Malulo, quien además fuera campeón morfológico en Chile y Uruguay. Seguramente (al momento de escribir este artículo aún no se publicaba) el Malulo esté en las primeras posiciones del ranking de potros 2006. Otra hermana entera de la Zarca fue la yegua Santa Elba Regalona, también finalista de Rancagua, en 1983.  Además del Comediante, la Zarca produjo a la Vizcacha,

Finalista en Rancagua y 4ª en el ranking de yeguas en 1999

La segunda madre del Comediante fue nada menos que la yegua Aculeo Percala, Campeona Nacional de Rodeo en Chile en el año 1966 con Pelotera, después de haber sido Vice Campeona en 1965 formando la misma collera. Según muchos entendidos, la mejor yegua de rodeo de todos los tiempos. Fue elegida por un consejo de expertos chilenos como una de las tres mejores del siglo XX, elección publicada en el Anuario de la Federación de Rodeo Chileno, año 2000. Es producto de un inbreeding en la yegua Aculeo Guarda, pues ésta es su doble abuela (en Curanto y en Madrigal).

La tercera madre del Comediante es la yegua Aculeo Sanción, de las mejores del famoso criadero Aculeo. No tenemos antecedentes oficiales del desempeño funcional de la Sanción, pero a continuación citamos un extracto de un reportaje hecho por la revista Corraleros (Chile) publicado en Mayo de 1993, a Don Ramón Cardemil:

“...El Matucho lo compré en un remate de Aculeo, tras cuatro viajes que hice hasta allá para cerciorarme de que lo que decían los papeles era lo correcto. En uno de esos viajes descubrí a la yegua Sanción que era la que más me gustaba de Aculeo, por su morfología y funcionalidad y porque la ví correr mucho...”

Sin ninguna duda el anterior testimonio de ‘On Ramo’ es más que suficiente para constatar la calidad funcional de la yegua Sanción. Aquí cerramos la cadena de madres del padrillo Comediante. Creemos haber demostrado que ésta es superior. Agregamos a título personal que probablemente no hay en la raza, ni dentro ni fuera de Chile, una línea materna que haya dejado más huella que la iniciada por la matriarca  Sanción, a través de las grandes Percala y Nutria II, principalmente a través de sus respectivos hijos Bellaco y Hornero, dos primos hermanos cuya influencia es por todos conocida.

En conclusión, el padrillo Santa Elba Comediante tiene un pedigree que calificamos de completo, ‘bien diseñado’ y agregamos, extraordinario. Su padre, sus abuelos maternos como su línea de madres son de una potencia insuperable. Seguramente  tengamos en esta fortaleza genealógica la explicación de su gran desempeño como reproductor en Brasil.

Resuello

 

A modo de intervalo, aflojamos la cincha unos momentos, para dar un resuello a quienes hasta aquí llegaron. No nos resistimos a completar el segmento del reportaje a Don Ramón Cardemil comenzado más arriba...pues tiene una apasionante información, digna de ser compartida con los aficionados lectores criollistas...

“...Cuando fui al remate (de Aculeo) había dos hijas de la Sanción y propias hermanas, una bonita y otra fea. Le hice empeño a la bonita pero a dedo parado me la ganó Hernán Trivelli y yo me quedé con la fea...Era la Percala. Había otras más lindas pero no eran hijas de la Sanción ni del Coirón III. Entonces adquirí el Matucho, caballo feo, castrado que salió en cuatro pesos. Me quedé con la Percala porque me gustaba la sangre y por barata.

Lamentablemente, para el Chivo Trivelli la yegua suya no la pudo amansar. Salió mañosa.”

La última parte de la cita que coloqué en itálicas, fue un asombroso descubrimiento para mí, releyendo después de muchos años el reportaje. Aclaro antes que nada que no he tenido la oportunidad de confirmar la hipótesis que a continuación elaboro, lo que intentaré hacer a la brevedad: ..la yegua que ‘salió mañosa’ era.......¡la Nutria II! La Percala sólo tuvo una propia hermana, que más arriba On Ramo reconoce como la más linda, y ésta era la famosa madre del Hornero. ¡O sea, la madre del Hornero, el caballo que inició la revolución funcional en Brasil, no se pudo amansar por “mañosa”! Misterios de la genética, o de los domadores, que hacen aún más fascinante la cría de nuestra raza...

 

ANALISIS DE PEDIGREE

SANTA ELBA SEÑUELO

Cuadro 3

 

1) PADRE:

Las Mercedes Taco – Reg. Chile N° 37039 – Zaino oscuro, lista, cuatro patas blancas – Nacido el 22/ 12/1960, criador Baltasar Puig Brenner, Criadero Las Mercedes. Uno de los dos Jefe de Raza actuales en Chile según lo expresado más arriba. Hijo del excelente Curiche Rigor, padrillo de enorme trascendencia, que fue hermano entero de otros dos grandes de la raza, como el Curiche Ñipán -Campeón Chileno de Rodeo en 1954 y varias veces ranqueado-, y la gran yegua Curiche Recacha, Vice Campeona de Rodeo en Chile, temporada 1957-58. Rigor fue de gran sello de raza y excelente corriendo vacas, aunque por lesión temprana en una mano tuvo una carrera funcional limitada en el tiempo. En la reproducción destacó muchísimo, habiendo producido grandes crack del rodeo y reproductores, como el Campeón de Rodeo en Chile, 1977 y Sello de Raza ese mismo año, La Capilla Rival, también varias veces ranqueado entre los mejores de rodeo, el Riguroso que vino a Brasil y murió tempranamente, padre del importante Río Negro Vice Campeón de Rodeo y gran reproductor, el Guardián ganador de muchos rodeos, movimientos de rienda y gran reproductor, Ensueño buen reproductor, padre del conocido Picarquín Zapateado, y muchos otros. Rigor fue hijo del Comunista, junto con Guaraní los dos hijos más influyentes del Jefe de Raza Quebrado. La madre de Taco fue la famosísima Las Mercedes Talavera, yegua de enorme trascendencia en la raza, ampliamente considerada en Chile entre las mejores madres de todos los tiempos. Talavera dio además al Campeón Nacional de Rodeo 1973, Tabacón, que fuera desafortunadamente castrado para mejorar su desempeño deportivo, y dejando un pequeñísimo número de crías, destacando la gran madre Secarrona, y también dio a la yegua Talavera II, 3ª Campeona de Rodeo en Chile en 1983, madre del Esquinazo, reseñado arriba. Talavera fue hija de Rascucho (Batro x Pacotilla), probablemente el abuelo materno más importante de la raza, al ser a la vez abuelo materno de ambos Jefes de Raza contemporáneos Taco y Estribillo, así como de otros grandes corraleros como Trampero Campeón de Chile 1968 y 1973 y los  ya mencionados Tabacón y Talavera II. Taco fue un gran corralero, en su época de corredor fue 2° en el ranking de 1970, y 5° en el ranking de 1971. Pero es en la reproducción es donde está el gran destaque del Taco. Produjo 38 hijos finalistas de Rancagua a la fecha. Sumando los doce años entre 1978 y 1990, Taco fue el reproductor cuyos hijos llegaron un mayor número de veces a las finales de rodeo en Rancagua. El cuadro III resume su descendencia ranqueada en el rodeo chileno.  Ocioso resulta decirlo, el Señuelo tuvo un padre superior.

 

Cuadro 3-1

 

2) ABUELOS MATERNOS

1° Las Camelias Refuerzo.- El primer abuelo materno del Señuelo es un hijo directo del Jefe de Raza Quebrado, en la  yegua Arozamena, muy buena de vacas, hija de Cosaco (Alfil II) caballo que fue trascendental en la raza, al ser además abuelo materno del Comunista (abuelo de Taco) y del Guaraní (abuelo de Estribillo). El Refuerzo fue arreglado y aparentemente de gran calidad en la medialuna, pero no tuvo una carrera en corrales, siendo dedicado a la reproducción. Como reproductor dio nada menos que una hija Campeona de Rodeo chilena, la Pelotera (1966, en collera con Percala), considerada además una de las mejores de todos los tiempos, dio también al Yatagán y al Refuerzo II , ambos Terceros Campeones de Chile (1976 y 1980 respectivamente), el Farolito caballo de ranking los años 1966, 67, 68 y 69, a la Nutria, finalista varios años, yegua de ranking los años 1975, 76 y 77, y muchos otros grandes corraleros. Pero nos toca analizar al Refuerzo ahora como abuelo materno, y como tal, su récord es excelente. El cuadro IV nos muestra sus nietos maternos ranqueados en rodeo:

Una vez más, tenemos un primer abuelo materno entre los mejores, que produjo no sólo muchos nietos maternos destacados en la medialuna, sino que además varios de sus nietos maternos son considerados por su descendencia grandes reproductores, en Chile el Despunte (reproducido por Las Callanas, Gonzalo Vial), el Cachazo (reproducido por Vista Volcán, Ricardo Walker) el Cambalache (fue reproducido entre otros por Picarquín, Benjamín García Huidobro). Por supuesto en esta lista incluímos al padrillo cuyo pedigree estamos analizando, el Santa Elba Señuelo.

2° Pipiripao.- Este padrillo no está mayormente estudiado en el material que tenemos a nuestro alcance, sin embargo de él podemos destacar el hecho que, a través de su principal hija la Piedraíta (cuyo estudio detallamos más adelante) produjo un nieto materno que fue tres veces Campeón de Rodeo en Chile, el Manicero (1962, 65 y 68), y dos más que fueron Terceros Campeones de Chile, el Punga (1965) y el Refuerzo II (1980). Los dos primeros hijos del Barquillo, y por ende los genes del Pipiripao corren abundantes en estos campeones, dado que fue su doble abuelo (paterno y materno).

3° Acampao.- El tercer abuelo materno del Señuelo, fue criado por Estanislao Anguita en su famoso criadero Curiche, y fue hijo directo del gran Alcatraz. Fue reproducido en varios criaderos del sur de Chile, principalmente por los Sres Moller del criadero Negrete, uno de los grandes criaderos antiguos, de grandes líneas maternas. De este padrillo sólo tenemos el antecedente que dio al Negrete Pajal, padrillo de gran importancia en las líneas maternas actuales del criadero Campeón de Chile, Agua de los Campos y Maqueña, del Sr Italo Zunino, y que es el abuelo materno del Maquena Chuchoca, reproductor muy exitoso en Argentina.

En resumen, tenemos un primer y segundo  abuelos maternos que mostraron a través de la producción de sus hijas una gran clase. Si bien no tenemos mayores antecedentes del tercer abuelo materno, la importancia del Refuerzo como abuelo materno nos permite afirmar que esta porción del pedigree es igualmente superior.

 

3) LÍNEA DE MADRES

La línea materna del Señuelo está entre las más destacadas del rodeo en Chile, y representantes de la misma se reproducen en los más destacados criaderos de ese país. Comenzando por la Santa Elba Presumida, yegua nacida el 12-10-1965, y que produjo excelentes caballos corraleros, como la yegua Santa Elba Morenita (en Taco), finalista de Rancagua 1984, 85, 86, 87 y 90, 8° en ranking de yeguas 1990, al Santa Elba Centinela (en Esquinazo), finalista de Rancagua 1994, la yegua Sta Elba Trama, abuela materna del Campeón de Rodeo 2003 Lucero.

La segunda madre del Señuelo es ‘el plato fuerte’ de su línea materna, la fantástica yegua Palmira Piedraíta, nacida el (xx-xx-1948), (pelo, señas), hija de Sota de Bastos II y el padrillo Pipiripao. Yegua criada y reproducida por Pedro y Antonio Bartolomé, adquirida luego por Don Ramón Cardemil, quien al juntarla con el Refuerzo la convirtió en matriarca de una gran familia vaquera. No tenemos antecedentes de su actuación en rodeo, y probablemente no la tuvo, dado que su primer producto lo tuvo a los cuatro años, su segundo a los 5 años, su tercero a los siete, luego tuvo un período de 5 años sin hijos registrados, para recomenzar su actividad como madre en 1961, produciendo un hijo cada año o año y medio, hasta el año 1969 que nos dio su último producto, el Refuerzo II, a la postre 3° de Chile en el año 1980. En total diez hijos produjo esta yegua, de los cuales por lo menos 6 fueron de gran destaque. Empezando por el gran caballo Palmira Manicero, triple campeón nacional de rodeo chileno, en los años 1962, 1965 y 1968, y continuando por su propio hermano el caballo Palmira Punga, 3° de Chile en 1965. Como se dijo antes, Ambos caballos son dobles nietos del Pipiripao, padrillo representante de una antigua familia del caballo chileno, descendencia del padrillo Chamal. La Piedraíta también nos dio al Refuerzo II, tercero de Chile en 1965. Además de la ya nombrada Presumida, la Piedraíta nos brindó grandes madres en Santa Elba, como lo fueron la Nutria (nacida en 1963), que fuera varios años finalista en Rancagua, llegó al cuarto animal en 1975 y 1976, y fue 7° en el ranking de yeguas año1977,  y nos diera (en Taco) a los excelentes Cachazo, Retocada y Retoque; y la Cascarilla (nacida en 1967), madre de Despunte, 6  años finalista de Rancagua, 4° animal 1991, 7° ranking ese año, también madre de Graciosa, gran reproductora que nos dio a Carbonero (en Rival), Vice Campeón de Chile año 1990, a Rival II, a Plebiscito, Gracioso, Poncho, todos grandes corraleros. La Piedraíta, como lo vemos, tiene una enorme trascendencia actual en la raza, quizás no suficientemente difundida.

La tercera madre del Señuelo es la yegua Sota de Bastos II, nacida el 3-2-1945, por Acampao en  Villarrica, yegua que desciende de la línea Angamos. Esta yegua sólo tuvo dos hijos, la Piedraíta en 1948 y el Laurel (por Jorito) en 1956. No poseemos antecedentes sobre el desempeño funcional de esta yegua, ni nos consta que haya corrido vacas. Su gran mérito, que obviamente no es poca cosa, es habernos dado a la gran Piedraíta.

Finalizando el análisis de su línea materna, llegamos a la conclusión que la del Señuelo es también superior. El padrillo Santa Elba Señuelo otra vez refleja el enorme acierto de su criador Don Ramón Cardemil, al planificar un pedigree con un padre, unos abuelos maternos y una línea de madres de excelencia. La fuerza genealógica, una vez más, explica el ‘poder de liga’ del padrillo Santa Elba Señuelo en Brasil.

 

Conclusión

Tres conclusiones se me ocurrieron al estudiar la metodología de análisis de pedigree utilizada, al estudiar los pedigríes en sí, y al bucear en los antecedentes funcionales de los parientes del Señuelo y el Comediante:

Qué fortuna, -o mejor- qué visión han tenido los criadores de la Raza Criolla en Chile, y corredores de rodeo, de tener tantos años de registros de actuaciones, rankings, comparaciones objetivas/ deportivas, análisis histórico/ deportivos de sus líneas de sangre, que les permitieron, al decir creo de Don Benjamín García Huidobro, ‘por muchos años echar bueno sobre bueno’...

Con qué tino Don Ramón Cardemil ‘diseñó’ su crianza, usando no sólo su aguda visión para comprar e incorporar las sangres adecuadas en todas las etapas de su criadero Santa Elba (y antes Las Camelias), sino además utilizando su condición de jinete y eximio deportista para probar personalmente abuelos, padres y nietos de su corral. ¿Habrá / empleado o jinete profesional que pueda reemplazar efectivamente al criador probando sus reproductores y productos? ¿Cuántos años de diferencia podrá sacar un criador-jinete a aquellos criadores que ‘tercerizan’ la probada de sus productos?

Qué bendición para la Raza Criolla que un grupo de visionarios haya creado el Freno de Oro, conjunto de pruebas y evaluaciones que balancean efectivamente lo funcional y lo morfológico. Si se me permite, una ‘versión mejorada’ del Rodeo chileno, a los efectos de la selección integral de la raza. Sin duda el Freno de Oro generará la información para identificar los nuevos Jefes de Raza que inexorablemente reemplazarán a los actuales, y por ser fruto de una  selección integral morfo-funcional, serán aún mejores que sus antecesores.

Ya avizoramos la regionalización del Freno de Oro, como prueba que une y compara las crianzas de los países miembros de la FICC. No cabe duda que vamos por muy buen camino para lograr lo que dijo el célebre hipólogo francés, al contemplar el avance de la maquinaria agrícola y el desplazamiento del caballo de trabajo.

“Sin embargo el caballo no desaparecerá, solo ocurrirá que serán menos pero mas seleccionados”.