por A.M.G.

Paicavi Guitarrazo nacido en diciembre del 2011 en Bulnes, lo trajimos en febrero del 2014 a Colina, luego que pasara a conocer los campos de Los Niches, siguió viaje a Liray a centro de entrenamiento y casa de la conocida familia corralera Donoso, que integran su madre, Pedro papá, hija, Pedrito y Guillermo.

 

Nos conocemos hace muchísimos años y siempre reconocí en Pedro su calidad como jinete y arreglador, “a la antigua”, y conocía a sus hijos los que desde muy niños mueven en rienda y corren.

Por coincidencia son muy amigos de Rubén Morales y hacen cosas de caballos juntos, del cual tenía excelentes referencias de su calidad como Enseñador de caballos y el manejo sicológico de ellos, técnica aprendida por él en Estado Unidos y profundizada en Brasil.

Pedro Donoso por su parte, rancagüino de cepa, aprendió de muy niño a trabajar caballos porque su padre fue un gran jinete y arreglador.

Por lo tanto estaban dadas todas las condiciones para entregar a Guitarrazo a estas sabias manos, lo que se hace sin apuro y sin tiempo final.

En los diversos videos que hemos ido mostrando esta toda la pequeña historia de esta situación y queremos en el futuro seguir haciéndolo para que sirva de alguna ayuda a los que les gusta este lindo tema.

La idea final es que Guitarrazo sea un “caballo de patrón”, ejecute todos los ejercicios de “rienda chilena” y que también quede en condiciones de “correr la vaca” en la mejor forma posible.

Este potrillo fue criado a todo campo, nunca estuvo en pesebrera y es de herencia materna difícil de manejar, caballos muy voluntariosos y de gran temperamento, pero a su vez llenos de condiciones. 

Su madre Aguitarrá N° 174218 la pueden ver en videos anteriores, lo mismo que la propia hermana de Guitarrazo, la Guitarrona.

El primero que tomó el potrillo fue Rubén y le ha enseñado desde el suelo las técnicas necesarias para que cuando subiera un jinete pudiera interpretar lo que éste le pedía con las riendas y lo que se esperaba de él.

Cuando llegó Guitarrazo era un pequeño caballo salvaje, los arrastró de la jáquima varias veces, lo metieron por primera vez a la pesebrera y con los pechos echó la puerta abajo y salió, por su crianza en libertad él solo sabía andar hacia adelante y avanzar sin obstáculos, por lo cual no fue fácil “educarlo”. 

Cuando las primeras veces lo llevaron de la jáquima al picadero, saltaba, resoplaba y bufaba de molesto, se alzaba en las patas y atacaba con las manos, en clara acción de pelea con sus congéneres, pero los Donoso con santa paciencia se lo ganaron, les gustó su actitud rebelde y demostración de liderazgo. Pedro nos dijo: “la única diferencia que tenemos es que quiere mandar él, pero ya lo amansaremos, es una actitud que se puede dominar y encauzar al buen caballo vaquero”.  

Por lo tanto el trabajo del equipo es muy meritorio.     

En este video de la lección N°6 podemos observar varios detalles:

-Se le pone traba suelta de cáñamo muy suave en las patas, con el fin de quitarle las cosquillas, y principalmente que aprenda a no moverse, a quedar quieto y con los cuatro pies firmes en el suelo.

-El potrillo ya se queda muy tranquilo, lo sueltan de la jáquima y no muestra ninguna actitud de escapar.

-En todo este rato no ha movido ni las patas ni las manos, están fijas al suelo, lo que en el futuro será de gran utilidad en la rienda y cuando espere novillo del toril en el apiñadero.

-Puede verse el cuello suelto, mira hacia los lados, no es un caballo sumiso, solo está concentrado y tranquilo.

-Dice Rubén que esa calma controlada del potrillo, lo educa para que cuando se le exija aflore todo su temperamento y se emplee a fondo.

-Al ponerle la montura Pedro lo hace por el lado derecho, para que el potrillo aprenda a controlar ambos lados, luego éste pasa al otro lado del caballo por el anca tocándolo y éste no se mueve, y por el lado derecho aprieta la cincha.

-El jinete esta sin espuelas en estas primeras lecciones.

-Es tercera o cuarta vez que le ponen montura y lo van a montar.

-Las dos o tres primeras veces lo hizo con un caballo al lado para “apadrinar”.

-El potrillo no se ha movido hasta ahora.

-Luego proceden a ponerle guatana, sin amarrarle la lengua, y coloca bozal de amansador.

-El potrillo con la guatana está tranquilo, con la boca cerrada y muy quieta, le enseñó Rubén desde el suelo, está en videos anteriores.

-No se aprecia un caballo nervioso ni menos agitado, solo concentrado a raíz de lo enseñado del suelo.

-Ahora Pedro se sube, primero coloca su pie en el estribo, llega arriba y vuelve para que el potrillo se acostumbre a quedarse parado y quieto, que solo avance cuando el jinete lo ordena.

-El potrillo no “blandea” del lomo, lo mantiene firme y está con la cabeza erguida.

-Una vez arriba el jinete del potrillo, Rubén lo tira del bozal algunos metros y éste sigue avanzando solo.

-El potrillo camina suelto, es avanzador, la pata se posa un poco más adelante de la mano, lo que es una señal inequívoca de la soltura y facilidad de avance de un caballo y de la adecuada inclinación de la paleta.

-El potrillo va con las rodillas arriba al caminar lo que lo hace cubrir más espacio de terreno y

le evitará tropezar en el futuro.

-Ya ha aprendido desde el suelo a seguir la rienda, y Pedro lo hace hacer troya y ocho caminando, lo que ejecuta fácil y sin oponerse al jinete y en solo cuatro ensilladas.  

Luego seguimos con la segunda parte de este video.