por A.M.G.

En la actualidad el acceso a potros buenos y a yeguas buenas está al alcance de la mano, por la razón que con la “transferencia embrionaria” aunque es muy baja en proporción a los nacimientos es infinitamente influyente, porque lo que nace de esa operación medica son productos de potros y yeguas excelsas y probadas por lo tanto su impacto en el medio es notable.

 

Tan así es, que las yeguas Campeonas de Chile de rodeo las dos son nacidas por esta técnica veterinaria y son T.E.

En el futuro se dará muchas veces el caso de varios propios hermanos compitiendo por un premio en exposiciones, y muchos propios hermanos disputando un champion de rodeo.

Sera la consecuencia de las técnicas modernas de reproducción usadas por nuestra raza de caballos chilenos y en muchas otras, pero nunca aceptadas por caballos de Fina sangre de carrera ingleses, por ejemplo.

En otras palabras un criador nuevo en un par de años tiene varios ejemplares de primer nivel sin mayor esfuerzo, solo una decisión comercial y se convierte en un criador de lujo, solo tiene “filete”, en contraposición con los más antiguos que debieron esperar probar y fracasar mil veces y triunfar en las menos por más de 50 a 60 años mínimo.

Así están las cosas, todos felices y el mundo criador sigue su avance evolutivo.

Pero, siempre existe un pero, para todo lo que parece fácil.

Es que para llegar con un caballo a “correr la vaca” en buenas condiciones, y ser exitoso en ganancias de rodeos y campeonatos, éste ejemplar debe tener además de una muy buena crianza, que es lo mínimo, un trabajo desde que nace en relación a su mansedumbre, arreglo de aplomos, cuidados veterinarios, amansa ya ensillado y posterior “arreglo”, aquí estará la gran e inmensa diferencia futura, de nada servirán propios hermanos por cantidades de la mejor cepa si no dedica el tiempo necesario y la preocupación adecuada a esta última etapa, porque las anteriores no  son difíciles de cumplir.

Creo que aquí está el “hoyo negro” actual en nuestro tema, el descuido en ofrecer a sus ejemplares la posibilidad de que tengan una oportunidad correcta, con las personas indicadas y con la paciencia necesaria para esperarlos.

Porque nos enfocamos muchos más a técnicas de reproducción que a técnicas de “arreglo”, y

cada día vemos con profunda pena y nostalgia que desaparece el Movimiento a la Rienda y cada vez nuestros caballos de corrales saben menos de esta maravillosa técnica huasa, base del caballo de rodeo.

Hoy día muchos caballos de primer nivel no saben galopar derecho, ni trotar y apenas caminan y si lo hacen es con pasos cortitos esperando al orden de avanzar de lado, ese es el resultado de un pobre arreglo, no es un caballo vaquero completo, con poca boca, sin aires acompasados de desplazamientos, en resumen no es un caballo “reunido”, base de toda equitación deportiva.

Fíjense que cuando vienen de Brasil a hacer clases de rienda internacional los alumnos están montados en lo propio, o sea el maestro que viene les enseña practica, porque sentado mirando es fácil correr y aun más atajar. Todas las clases en el extranjero son montados, aquí todas las clases de rienda y rodeo, y dais de campo son solo mirando al “maestro”.

La único manera de aprender es haciendo las cosas, in situ, no se puede repasar apuntes para después correr la vaca, no sirve.

Genealogía se puede estudiar sentado y con apuntes, andar acaballo solo se logran resultados “montados”.

Para aprender a herrar hay que hacerlo, a ensillar hay que hacerlo, debemos enfocar las charlas y clases de rienda y rodeo  y días de campo de otra manera, mas practica y menos teoría que solo la puede llevar a la practica el maestro.    

Es necesaria una “reforma educacional”, temática que hoy a nadie sorprende.