Por A.M.G.

Un hito histórico que a la Asociación Valdivia le ha tocó enfrentar y el honor de efectuar la Exposición Nacional de Caballos Chilenos, en enero del 2012 ahora que somos raza reconocida mundialmente por la FAO.

 

Le ha dado la relevancia y trascendencia que se merece en cuanto a días de exhibición, lugares donde estarán ubicado los ejemplares, y el domingo en la mañana en que se definen los Grandes Premios, permite la asistencia de gran cantidad de personas y de una inmensa difusión: felicitaciones a Valdivia porque cumple un antiguo anhelo de los criadores, que es el verdadero lucimiento y pedestal en que debemos tener a nuestro caballo.

Más de 60 caballos se presentarán a la final, un número interesante y representativo de la crianza actual, todos los que allí estarán tienen méritos, son muchos años de sacrificio y selección para llegar a criar ese tipo de ejemplares, y es lo que todos debemos tratar de hacer, acercarse lo más posible al estándar de la raza.

En bueno recordar a grandes campeones de Exposiciones de todos los tiempos, las cuales se desarrollaban en la Quinta Normal, después en FISA y ahora itinerante.

El gran Enchufe, un colorado peseteado, es recordado como el potro más bonito presentado a exposiciones, ganó las 4 a las que asistió, el Cinturón otro maravilloso colorado, el Bajador lindísimo, el Apio, la Vadeadora, la Reserva, Cincel, Chamal, Desliz, Chacarero, Curanto, Oso, Retruque, Arrestada, Garrotero, Azahar I, Malvavisca, Madrigal, Veguero, Cacareo, Estropajo, Manguito, Caguil I, Tilo, Vuelto, Corzo II, Pallar, Contacto,  Vainilla, Chisme, Calamidad, Huicano, Greña, Combinado, Betty, Gabán, Báculo, Doña Fina, El Gallo, Motivo, Equivoco, Perla Negra, Retinto, Altivo, Huacha, Avinagrado, Gañancito, Leida, Batrito, Rascucho, Hechicero, Caruso, Caren, Chacal, Cobradora, Picaron, Jarabe, Albardón, Tilo II, Polpaico, entre los más antiguos, y ya más cercanos  Río Negro, Malulo, Caldo Negro, Jerarca, etc.

La lista de bonitos caballos chilenos es mucho más larga de lo que muchos piensan, ya que las exposiciones empiezan por el año 1880, y siempre han existido una cantidad de ejemplares de excepción.

Todos los caballos que se crían debieran pasar algún día por una jura profesional y en una exposición, esa es la única vedad la que podemos aferrarnos, y comprobar si lo que hacemos en la crianza va bien encaminados o hemos errado.

Creo que debiera incentivarse y dar las facilidades de organización de cada caso, para las exposiciones de ejemplares de 1, 2 y tres años exclusivas, ¿que sacamos darnos cuenta muchos años después? que un potro o una yegua que hemos reproducido con profusión está llena de defectos morfológicos. 

Ahí se usa la palabra “eliminar”, que es nada menos que vender a otra persona esos ejemplares, y el problema para la raza sigue igual.

Los catálogos de remates debieran ya venir los ejemplares a la venta evaluados, y qué mejor de esta forma simple y didáctica.

Estoy seguro que los compradores lo agradecerían y se lograría un mayor precio por los ejemplares ya bien evaluado en exposiciones.

Que mejor que tener un caballo correcto y que además “ataje”, siempre uno bien conformado tiene mayor posibilidad de ser mejor vaquero que uno defectuoso, válido para cualquier raza del mundo.