El mercado del caballo chileno.

Por Arturo Montory G.

 

Antiguamente los grandes criaderos tenían un reproductor base casi exclusivo, lo que marcaba un sello de sus caballadas, y además se guardaban las mejores hijas.

 

Con el tiempo se formaron muchas nuevas crianzas iniciadas con compras de productos de esos emblemáticos ya sea en remates o en privado, con machos y hembras y de esa manera la exclusividad se fue perdiendo, y existen en la actualidad una infinidad de pequeños criaderos con las mejores sangres de los grandes, además con pocos caballos lo hacen muy bien en su crianza.

Cuando venían al país compradores extranjeros en los años 1980 y 1990, era un acuerdo no llevarlos a los remates, sino directo a los criaderos, pero con el tiempo y los remates efectuados en el Nacional en Rancagua y Santa Isabel en Graneros en esa misma fecha, llevaron a que criadores extranjeros observaran precios reales de potrillos y yeguas chilenas, y ya empezó a bajar las expectativas de precios de venta superiores y exclusivos, y el mercado empezó a cambiar a la baja.

Del 2000 en adelante es común que parte importante del financiamiento de las grandes crianzas sean en base a la venta de montas de sus padrillos más importantes, sin condicionar morfología y funcionalidad de la yegua que le presenten a su potro, solo que paguen, y más aún que cada vez que se necesita alguna forma de buscar aportes se recurre al propietario de potros importantes y se rematan montas por doquier.

Todo este conjunto de manejos ha permitido que muchísimas personas tengan productos de los mejores potros del país, y además los críen bien, con ello la exclusividad casi ya no existe, cualquiera tiene hijos de Talento, Escorpión, Ronaldo, Romario, Meli, Alharaco, etc.

Por otro lado, está lleno en Internet de sitios de Compraventa de caballos, y con precios de $500.000.-hacia arriba y de las mejores sangres, lo que es visto por todo el mundo interesado, por lo cual ofrecer novedades ya es imposible, todos nos conocemos.

Se hace cuestión cada cierto tiempo que la salida de Chile de FICCC es la causa de la baja de precios de los caballos, a mi parecer no es así, porque si ahora se produjese una hipotética y eventual apertura, los extranjeros accederían a los valores mínimos indicados, ya se acabó la época de grades precios, solo vendrían a las “ofertas”.

En el extranjero se crían el cuádruple de caballos que nosotros, y están llenos de ellos y buscan la formas de poner dificultades en ello para controlarlo, por el mismo tema de baja de valores. Las necesidades extranjeras de sangres chilenas que buscaban hace 40 hasta 10 años atrás son muchísima más exiguas ahora, ya llevaron todo de aquí, sin control de parte nuestra, todo se “iba”. 

Necesitamos al menos 40 años más para crear en Chile líneas novedosas y firmes en función y morfología para ofrecer nuevamente exclusividades muy bien pagadas.

La falta de una política exportadora ordenada y con visión de futuro de parte de los criadores chilenos, nos llevó a entregar, lo mejor nuestro si medir consecuencias futuras.

Es ampliamente conocido los éxitos de padrillos chilenos en el extranjero los cuales lideran estadísticas en países criollistas, pero Hornero se fue hace 40 años, Señuelo en 1980, Comediante en 1990, en fin, hace muchos años, y ahora hijos de Hornero y de Señuelo de sangre pura chilena pero nacidos en Brasil como Muchacho de Santa Angélica, BT Delantero ya son también Jefes de Raza, por lo cual las necesidades de venir a buscar bajaron muchísimo.

Nuestro Registro Cerrado es la única garantía futura de ofrecer “primores” en próximos tiempos como lo fue antiguamente, seleccionar nuestro caballo cada vez mejor, aspecto que se ha mejorado mucho, por la indudable influencia que tuvo en la dirección morfológica de la crianza, que imprimió don Eduardo Porte Fernández, gran zootecnista y profesor de jurados.

De ingresar a un mundo del caballo de Raza Criollo, con una cantidad de 1.000.000 de ejemplares vivos, los nuestros serian una gota de lluvia en un océano.  

Según el Juez norteamericano Internacional Greg Darnall, que ahora vive en México y fue su jefe de equipo a Mundial de Reining de Normandía y que estuvo hace poco en Chile, opina y aconsejara que pronto debieran incorporar sangre de padrillos chilenos aptos para la rienda a la Raza Cuarto de Milla, con el propósito de aportar algunas condiciones muy deseables del caballo nuestro. 

Monto y topeo en la semana que estuvo en nuestro país en varios caballos chilenos y le encantaron.  Ya conocía la campaña internacional de Julito en EEUU y de Torero en Francia.

La prueba de Reining en mundiales son abiertas a todas las razas, por lo tanto, una variedad de la mezcla señalada puede competir perfectamente.

Nuestro caballo sin duda puede ser incorporado como “mejorador” en muchas razas vaqueras, como ha sido su aporte al Criollo de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

El Caballo de Raza Pura Chilena tiene 300 años de selección de rienda y 200 de deportes vaqueros, etapa que comienza en 1700, pero para estos propósitos debemos mantener nuestros registros cerrados eternamente.