Bustamante, Valderrama, Álvarez, son la historia del rodeo.

por A.M.G.

 

 Esta maravillosa fotografía encierra toda la historia del rodeo completa, desde sus inicios hasta la actualidad, aparecen Oscar Bustamante Navarro, Ruperto Valderrama Miranda y Ramón Álvarez.

Leyendas como arregladoras y jinetes, grandes Campeones del Movimiento en Rienda y del Rodeo chileno, hombres de “verdad”, que se hicieron en el campo al lado de los caballos chilenos y de grandes maestros que los enseñaron.

Oscar Bustamante Navarro en Teno aprendió este arte del “arreglo” bajo la tutela y enseñanza de su famoso abuelo Don Jesús Regalado “Jecho” Bustamante, ídolo popular en su época, una leyenda y fundador de la dinastía corralera Bustamante, padre de: Manuel y Bartolo jinetes y arregladores del criadero Las Camelias, Manuel y Arturo Ríos fueron Campeones de Chile en 1951 en Prestigio y Pichanguero; de Jesús Regalado Bustamante S., Campeón de Chile en San Fernando en 1950 en collera con Roberto Palacios; de Oscar Bustamante Salas destacado jinete de Comalle; de Julio Bustamante S. compañero de Oscarito con el cual empató Nacional de Los Ángeles en 1962 en Negury y Rancherito y después corrió con Claudio Mallea U.; de Clemente Bustamante S.; y sus nietos Oscarito Bustamante Navarro, que además fue 3° Campeón de Chile con Claudio Mallea en Osorno en 1970, en Arrepentida y Pichicucha, y luego estuvo el Santa Isabel y corría con Coteco Aguirre, y también en El Ideal; Sergio y Galo Bustamante, Campeones de Chile en 1974 en Carretera y Forastero, y Galo en 1989 con Vicente Yáñez en Estribillo II y Consejero y en 1992 en Esparramo y Corsario, Sergio durante muchos años fue jinete del criadero Trongol y corrió con Jorge Lasserre por muchas temporadas, Galo una vida en Lo Miranda; Arturo Bustamante eximio jinete y arreglador; “Nene” Bustamante gran jinete y arreglador del criadero Muticura, y bisnietos hijos de Oscarito, Arturo, Clemente, Manuel.                 

Ruperto Valderrama aprendió de su padre Jovino Valderrama el cual administraba un campo de Guillermo Aguirre Ureta en Alto Jahuel de ahí su comienzo muy ligado a la familia Aguirre y corrió con Coteco cuando eran muy niños aun.

Luego su padre Jovino fue a Arauco a administrar un campo y allí Ruperto pulió sus ricas aptitudes, de vuelta a la zona de Colchagua su gran maestro e ídolo corralero fue Alberto Ramírez, compañero de rodeos de René Urzua por esos años y ganadores de cantidad de champion.

Por recomendación de René Urzua lo contrata Guillermo Cardemil Moraga para criadero Santa Hortensia y allí comienza la leyenda junto a Ramón Cardemil Moraga que lo llevaron a obtener cinco Campeonatos Nacionales en caballos arreglados por Ruperto. Después corrió con Hugo Cardemil, Alberto Montt, Mario Aranguez, Enrique Lobos, Juan Easton.

Ramón Álvarez destacó al lado de Guillermo Aguirre Ureta en Colina, jinete del famoso potro Cágüil II con el ganó grandes premios en Movimiento a la Rienda en la Exposición de la Quinta Normal que era equivalente a un Campeonato Nacional y donde la rienda era el deporte estrella.

Maestro de Guillermo y José Manuel Aguirre, corrió muchos años con ambos cumpliendo grandes actuaciones en nacionales de 1954 al 1960, la collera de caballos Patrullero y Arrumbado les dio mucho renombre.

Ramón Álvarez y Mario Mallea de Maipú tuvieron su época de oro por los 1970 con las magnificas yeguas Gustosa y Talamera, lindas y buenísimas, y con Enrique Lobos en Estribo y Pehuenche, ocasión que en Nacional de Talca se lesiono y su hijo Ramón lo reemplazo y empato nacional en los potros.

Esta es una muy sucinta historia de estos próceres del rodeo, que trataré en forma individual en otra ocasión.

De ellos sobrevive Ruperto Valderrama, a sus 85 años lleno de vida y energía aun para seguir entregando sus conocimientos y enseñanzas a quien se lo solicite.

En el recinto de la Monumental de Rancagua, debiera existir una Galería de fotos y placas recordatorios de estos próceres, ellos hicieron el rodeo.

En otros países sus ídolos deportivos son recordados ¿porque nosotros no lo hacemos?